mientrastanto.e
BBBCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCBH

Carod-Rovira y el Comité
de Actividades Antiespañolas

Seguramente, el mayor error
de Carod-Rovira [...]

Éxodo de multinacionales
El anuncio del cierre
de diversas empresas
multinacionales [...]

La vigilancia crece,
las libertades disminuyen

Se ha hecho público el plan
del PP sobre seguridad [...]

Llamamiento de la asamblea de movimientos sociales
Los movimientos sociales reunidos en Mumbai [...]

Un día en Madrid para compartir ideas alternativas
El pasado sábado,
17 de enero, tuvo lugar
en Madrid [...]

Los entresijos del golpe
de estado en Georgia

Presentada como movimiento espontáneo y no violento,
la sublevación que [...]

La biblioteca de Babel
· W. G. Sebald, Sobre
nla historia natural
nde la destrucción
· J. M. Coetzee, Desgracia
· Geoff Eley, Un mundo
nque ganar

Foro de webs
· Sobre el Foro Social
nMundial 2004
· Elecciones generales
· Consulta Social Europea
· Actualidad: Sentencia
ncontra Telefónica
· Web Verde

Últimos mientras tanto
Contenido de los próximos
números, 88 y 89

Número 11 · Febrer de 2004
Crèdits
· Correu-e
Suscripcions
i desuscripcions

mt.e mientras tanto mt.e bitartean mt.e mientras tanto mt.e mentrestant


 Carod-Rovira
y el Comité de Actividades Antiespañolas

Seguramente, el mayor error de Carod-Rovira es haber creído que con ETA se podía hablar de "política" (tras haber descartado con realismo, supongo, hablar de una cosa llamada "ética"). Una de las principales diferencias entre el IRA/Sin Fein y ETA/Batasuna reside precisamente ahí: en la, por comparación, más bien escasa inteligencia "política" del grupo armado vasco. Si ese bien tan preciado hubiera estado mejor repartido entre sus capitostes, la decisión de disolver la banda la habrían tomado hace lustros, porque ¿alguien duda todavía de que con cada nuevo asesinato aumenta el tanto por ciento de los brutos y, con ello, el número de los votantes del PP? La entrevista de Carod con ETA merece, por tanto, el calificativo de patinazo mayúsculo o de gran metedura de pata, pero nada más. El presidente de Galicia, que también lo es del Partido Popular, fue ministro en gobiernos franquistas que dictaron penas de muerte. Eso no fue obstáculo para que los dirigentes de la oposición democrática se reunieran después con él para hablar de política y de muchas cosas más. Y nadie piensa que esas reuniones convirtieran a sus contertulios en cómplices o en cooperadores necesarios de los crímenes del franquismo, que es lo que el gobierno ha sugerido del dirigente de ERC en relación a los crímenes de ETA.

El acto de Carod-Rovira revela ingenuidad, pero también algo más. Hay que vivir en una burbuja para creer que algo así podía pasar desapercibido a los servicios secretos o que, si finalmente era conocido por el gran público, el previsible escándalo no pasaría de ser una tormenta en un vaso de agua. No parece, pues, que el dirigente nacionalista haya tenido una consciencia clara de con quien se estaba jugando los cuartos (para utilizar una expresión traducida literalmente del catalán), tanto por lo que se refiere a ETA como por lo que atañe al gobierno.

Carod parece desconocer que el partido popular, con la inestimable ayuda de ETA y el apoyo político del PSOE, ha convertido el antiterrorismo en una "técnica" de gobierno directamente extraída de El concepto de lo político, de Carl Schmitt. Eso le ha permitido difundir y manejar con mucha habilidad un clima de intimidación que, con toda propiedad, merece el nombre de neomacarthista. El macarthismo histórico, el que tomó un gran impulso gracias al Comité de Actividades Antiamericanas del senador Joe McCarthy, se basaba en un furibundo anticomunismo. Ahora el comunismo ha sido sustituido por el terrorismo, pero todo lo demás es igual o incluso peor: las leyes de excepción, los abusos policiales, la suspensión de derechos, el ambiente inquisitorial, la caza de brujas, las listas negras, la vigilancia de los servicios secretos, la grosería intelectual, las calumnias, etc. El linchamiento de Carod, por parte del gobierno y de la jauría mediática que le apoya, nada tiene que envidiar al padecido por Julio Medem, Javier Madrazo, Fermín Muguruza, Juan María Atutxa, Juan José Ibarreche, Francisco Letamendía, los activistas del movimiento okupa o del movimiento antiglobalización y tantos otros. Huelga decir que una nueva mayoría absoluta del PP no haría más que incrementar sus ladridos y sus mordiscos. [José Luis Gordillo]

Éxodo de multinacionales

El anuncio del cierre de diversas empresas multinacionales ubicadas en Catalunya (Philips, Samsung, Autotex, Reno de Medici) ha generado un nuevo período de alarmismo periodístico al que tan adictos son nuestros medios de comunicación. Y por una vez el "discurso oficial" parece ir en la misma línea que el discurso izquierdista que presenta la globalización como un mero proceso de deslocalización industrial a la busca de bajos salarios.

No se trata de negar la importancia de estos cierres ni su negativo impacto social, pero conviene analizarlos en toda su complejidad, si no queremos ser prisioneros del pánico inducido. En primer lugar, destacar que no se trata de un fenómeno nuevo. En los últimos años el cierre de empresas ha sido continuado, aunque se acelera en los períodos de baja demanda (1992-1995 y 2000-2004). Los cierres forman parte de las políticas de reorganización persistente que practican las grandes empresas y en ellas juegan muchos factores. Los costes salariales son importantes, aunque lo realmente significativo para el ahorro de costes a escala internacional no son sólo los costes salariales directos, sino también la productividad, el tipo de cambio de las divisas y los costes de transporte, factores que a veces tienen un efecto compensador de las diferencias de salarios. Pero existen otras razones: la caza de subvenciones y la especulación inmobiliaria juegan también un importante papel, especialmente cuando una factoría ya está amortizada y la empresa se plantea dónde hacer la nueva inversión. Juegan asimismo los factores organizativos, especialmente la búsqueda de economías de escala centralizando la producción en un reducido número de factorías (lo que explica que una parte de los cierres de los últimos años no hayan supuesto emigraciones a países de salarios bajos sino la concentración de actividades en unas pocas plantas francesas, británicas o alemanas). O la venta de las mismas a otras empresas para reducir costes vía subcontratación. Hay numerosas razones para la movilidad empresarial en un mundo diseñado para facilitar esta misma movilidad. Hay también que considerar la importancia del mercado en expansión a la hora de atraer inversiones. Las inversiones en China o el Este de Europa son en parte debidas a que estos países se perciben como mercados en crecimiento, mientras que el estancamiento del Mediterráneo ayuda a hacer menos atractiva la inversión en el Sur de Europa.

En los casos más visibles de deslocalización hacia países de bajos salarios, bajos impuestos y subvenciones elevadas, existe además una lógica común. Se trata de empresas que trabajan en productos de bajo nivel tecnológico, que requieren inversiones relativamente modestas de capital y cuyos productos tienen bajos costes de transporte. Empresas que explotan todas las ventajas que ofrece el país de acogida y que desaparecen cuando la inversión ha sido amortizada y otro país les ofrece más ventajas. Los países que optan por este tipo de política industrial (bajos salarios, importantes ayudas, poco desarrollo tecnológico) están expuestos a migraciones masivas cuando culmina la amortización del capital. Países que optan por la mera competencia en productos baratos sufren siempre la presión de otros competidores. Por esto no son sólo las multinacionales las que emigran, también lo hacen las empresas locales adictas a los bajos sueldos (como es el caso del sector textil). Y esto es lo que en gran parte ha caracterizado la "política industrial" española, la opción por mano de obra barata, escasa inversión tecnológica y confianza en atraer multinacionales. Una política que si bien puede dar algunos frutos a corto plazo, a la larga genera los problemas que ahora conocemos. Los políticos que gustan de fotografiarse con la llegada de nuevos inversores deberían apuntarse también el coste de la reestructuración.

Desde una óptica local la única alternativa sensata es la opción por un modelo productivo diferente. Que huya de la depredación social y ambiental como medio de posicionamiento en el mercado mundial y opte por un modelo en el que la innovación, la búsqueda de nuevos productos y formas de producir socialmente útiles, preocupada por los impactos ambientales de nuestra actividad y fundamentada en la cooperación y la actualización permanente de conocimientos teóricos y prácticos. Por esto las demandas empresariales de nuevas concesiones laborales o de frenar la puesta en práctica de los modestos requisitos de Kyoto, no son sólo socialmente irresponsables sino económicamente suicidas, pues sólo buscan perpetuar un modelo que se revela muy inestable. Aunque hay que ser consciente que en el marco actual estas políticas son difíciles de implementar, van a contracorriente del "sentido común" capitalista y de la cultura económica predominante, y no generan resultados espectaculares a corto plazo.

Pero tan necesario es indicar las limitaciones de nuestro modelo económico que pone en evidencia la fuga de algunas multinacionales y de la industria textil local, como invertir el clima de derrotismo que esta situación genera. Un clima alimentado por el sensacionalismo mediático y que cuadra bien con uno de los mensajes de fondo de los ideólogos de la globalización: que no hay alternativas, que debemos plegarnos a los intereses de los poderosos, que cualquier avance social tiene el coste del desempleo masivo y que lo único que se puede hacer es seguir reduciendo derechos sociales y laborales. El no hay más futuro que la desregulación, que propugnan los intelectuales e ideólogos neoliberales, es otra vertiente de la política del miedo que trata de demoler los pacientes esfuerzos por construir una humanidad global. Si algo cuestiona la situación actual es la bondad de esta estrategia depredadora. Y si algo exige es una intensa movilización social, intelectual, política, para poner en pie un modelo alternativo, más amable con las personas y el medio ambiente. Un modelo social que resultará a la postre inviable si seguimos por la senda de anteponer la competitividad y la codicia a toda otra cuestión, y si no empezamos a trabajar colectivamente para hacer factible un nuevo modelo global que permita a toda la humanidad una vida decente. [Albert Recio]

La vigilancia crece,
las libertades disminuyen

Se ha hecho público el plan del PP sobre seguridad para la próxima legislatura. A grandes rasgos, propone crear 32.000 plazas de policías y guardias civiles (7303, las de 2004, ya aprobadas en Consejo de Ministros), potenciar las patrullas en las calles, dotar a las policías de nuevas tecnologías, mantener la actual estructura militarizada de la Guardia Civil, reforzar la colaboración con policías de otros países, limitar los permisos penitenciarios y las libertades condicionales y endurecer las penas para los menores. El PSOE, por su parte, ha echado la vista atrás a las protestas sociales de 2003 al proponer la creación de un Superministerio de la Seguridad que coordine a Policía Nacional y Guardia Civil, así como el aumento de sus dotaciones. Según Zapatero, "la seguridad es un valor de la izquierda".

Esto indica que la política del miedo ha calado hondo entre los españoles, preocupados por la instalación en nuestro país de mafias violentas que negocian con la extorsión, la inmigración, la prostitución, las drogas o el territorio. El PP, tras dejar caer en los últimos años el número de efectivos de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, se apresura ahora incrementar el presupuesto en policía, pero con un acento en el control preventivo que debe ser criticado y contextualizado.

Los pasados 20 y 21 de octubre, la cumbre de ministros de interior del G-5 (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) puso a las claras uno de los puntos centrales de la cuestión: la concepción de la UE como una estructura política al servicio de los mercados, sólo abierta a los países pobres en tanto favorezca la deslocalización de empresas o el suministro de bienes básicos. En dicha reunión se consolidó la lucha contra la inmigración ilegal como un eje de la política europea y como una condición para percibir fondos comunitarios (lo que supone un aviso para los países que se van a incorporar a la UE y una garantía de socialización de los costes de las expulsiones para países como España). Además, se propuso incorporar las huellas dactilares, el reconocimiento facial y el iris del ojo a un chip en los visados de pasajeros ajenos al "espacio Schengen", así como impulsar una directiva europea que obligue a las compañías de transporte a comunicar los datos de dichos pasajeros a las autoridades.

La Europa de Schengen que se pretende reforzar es una macroárea de seguridad para la prevención y el control de las actividades de individuos y grupos considerados peligrosos por los gobiernos. Dota a las policías de cobertura jurídica y medios técnicos para acumular toda clase de datos personales en un número incuantificado de ficheros informatizados, cedidos de unas policías a otras a través de la Oficina Europea de Policía. Supone, por los muy débiles controles democráticos de estas operaciones, una amenaza permanente para las libertades democráticas que puede quedar constitucionalidada próximamente.

En 2003 España se ha colocado en vanguardia de esta política. Por un lado, al haber incorporado la mencionada propuesta sobre transporte de pasajeros en la última reforma de la Ley de Extranjería, que también establece la obligación para los extracomunitarios sin permiso de residencia de inscribir su datos personales en el Padrón Municipal cada dos años, a efectos de control por la DGP. Por otro lado, con la propuesta de Ángel Acebes de sumar a los ficheros preventivos de datos personales creados al amparo de la Ley de Protección de Datos uno de "individuos de riesgo potencial, aunque estén cancelados sus antecedentes" y "personas sospechosas de alto perfil", en un hábil aprovechamiento por el ministro de interior de la alarma social en torno al caso mediático de Tony Alexander King. Finalmente, se ha llegado al extremo del anteproyecto "fantasma" de reforma del Código Penal Militar, señalado como no prioritario por el gobierno pero que prevé de 1 a 6 años de cárcel para actos públicos contra la guerra (por desacreditar la intervención de España en asuntos internacionales) y somete dichos actos de opinión y de manifestación a la jurisdicción militar. Algo que nos recuerda lo que puede suceder con los estadounidenses que han participado en manifestaciones críticas con Bush, investigados como sospechosos de terrorismo por el FBI según ha denunciado la Unión de Libertades Civiles.

El panóptico que se configura en España no afecta en cambio a los grandes delincuentes económicos. El nuevo Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (aprobado con los interesados votos del PP, CiU, PNV y CC) se ha instrumentalizado para quitar de en medio a Carlos Jiménez Villarejo y para recortar extraordinariamente la operatividad de los fiscales anticorrupción, al obligarles a informar al sospechoso de la apertura de cualquier investigación y limitar ésta a seis meses. Al mismo tiempo, se ha suprimido la división secreta de economía del Centro Nacional de Inteligencia, hasta ahora encargada de investigar casos de corrupción institucional. La vigilancia crece, pero como siempre selectivamente. [Antonio Giménez]

Llamamiento de la asamblea
de movimientos sociales

Mumbai, India, enero de 2004
Los movimientos sociales reunidos en Asamblea en la ciudad de Mumbai, India, compartimos las luchas del pueblo de la India, así como la de los pueblos asiáticos y reiteramos nuestra oposición al sistema neoliberal que genera crisis económicas, sociales, ambientales y conduce a la guerra. Nuestras movilizaciones contra las guerras y las profundas injusticias sociales y económicas han servido para desenmascarar el neoliberalismo. Nos hemos reunido aquí para organizar la resistencia y luchar para construir alternativas al capitalismo. Nuestras resistencias iniciadas en Chiapas, Seattle y Génova nos condujeron a la enorme movilización mundial contra la guerra en Irak el 15 de febrero de 2003, que deslegitimó la estrategia de guerra global y permanente del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados, y a la victoria contra la OMC en Cancún. La ocupación de Iraq mostró a todo el mundo el vínculo existente entre el militarismo y la dominación económica por parte de las corporaciones transnacionales y confirmó las razones que nos llevaron a movilizarnos en su contra.

Los movimientos sociales reafirmamos nuestro compromiso de lucha contra la globalización neoliberal, el imperialismo, la guerra, el racismo, las castas, el imperialismo cultural, la pobreza, el patriarcado y todas las formas de discriminación y exclusión económica, social, política, étnica, de género, sexual, así como a favor de la orientación sexual y la identidad de género. Estamos en contra de la discriminación de las personas que tienen capacidades diferentes y enfermedades incurables, en particular, de quienes padecen el VIH-SIDA.

Luchamos por la justicia social; el derecho a los recursos naturales (tierra, agua y semillas); los derechos humanos y ciudadanos; la democracia participativa; los derechos de los trabajadores y trabajadoras consignados en los tratados internacionales; los derechos de las mujeres; así como el derecho de los pueblos a la autodeterminación. Somos partidarios de la paz, la cooperación internacional y promovemos sociedades sustentables, capaces de garantizar los derechos básicos y los bienes y servicios públicos a las personas. Al mismo tiempo rechazamos la violencia social y patriarcal en contra de las mujeres.

Llamamos a movilizarnos el 8 de marzo, Día Internacional por los Derechos de las Mujeres.

Luchamos contra toda forma de terrorismo, incluido el terrorismo de Estado, a la vez que estamos en contra de la utilización de la lucha contra el terrorismo para criminalizar a los movimientos populares y activistas sociales. Las llamadas leyes contra el terrorismo están restringiendo los derechos civiles y las libertades democráticas en todo el planeta. Reivindicamos la lucha de campesinos y campesinas, trabajadores y trabajadoras, movimientos populares urbanos y de toda persona amenazada con perder el hogar, el trabajo, la tierra y sus derechos. Se están multiplicando las luchas para detener y revertir las privatizaciones, proteger los bienes comunes y su carácter público (como las que tuvieron lugar en Europa en relación a las pensiones y la seguridad social). La victoria de la gigantesca movilización del pueblo boliviano en defensa de sus recursos naturales, la democracia y su soberanía es un testimonio de la fuerza y potencialidad de nuestros movimientos; al mismo tiempo que avanzan las luchas campesinas contra las transnacionales y las políticas agrícolas neoliberales, exigiendo soberanía alimentaría y una reforma agraria democrática.

Llamamos a la unidad con los y las campesinas en la movilización mundial del 17 de abril, Día Internacional de lucha campesina.

Nos identificamos con las luchas de los movimientos y organizaciones populares de la India y junto a ellos condenamos a las fuerzas políticas e ideologías que promueven la violencia, el sectarismo, la exclusión y el nacionalismo, basados en la religión y la etnicidad. Condenamos las amenazas, arrestos, torturas y asesinatos de activistas sociales que organizan a las comunidades para luchar por la justicia global, y denunciamos la discriminación emanada de las castas, las clases, la religión, el género, la orientación sexual y la identidad de género. Condenamos la perpetuación de la violencia y la opresión contra las mujeres a través de patrones y prácticas culturales, religiosas y tradiciones discriminatorias.

Apoyamos los esfuerzos de los movimientos y organizaciones populares en la India y en Asia que impulsan la lucha de los pueblos por la justicia, la igualdad y los derechos humanos. En particular, la de los Dalìts, los Adivasis y los sectores más oprimidos y reprimidos de esta sociedad. La política neoliberal del Gobierno de la India agrava la marginalización y opresión social que el pueblo de los Dalìts venía sufriendo históricamente. Por todo ello respaldamos las luchas de los excluidos de todo el mundo y llamamos a sumarnos al llamamiento que harán los Dalìts para una jornada de movilización por la inclusión social.

El capitalismo, en respuesta a su crisis de legitimidad, recurre al uso de la fuerza y de la guerra para mantener un orden económico antipopular. Exigimos a los gobiernos poner fin al militarismo, la guerra y cancelar los presupuestos militares y demandamos el cierre de las bases militares norteamericanas en todo el mundo porque representan un riesgo y una amenaza para la humanidad y el planeta. Tenemos que seguir el ejemplo de la lucha del pueblo portorriqueño que obligó a cerrar la base estadounidense en Vieques. La oposición a la guerra global sigue siendo nuestro terreno de movilización general en el mundo.

Llamamos a la ciudadanía mundial a movilizarse el 20 de marzo en una jornada internacional de protesta contra la guerra y la ocupación de Iraq impuesta por los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados.

Por ello, los movimientos contra la guerra desarrollarán en cada país sus propias consignas y tácticas, con el fin de asegurar una amplia participación en las movilizaciones. Demandamos la retirada inmediata de las tropas de ocupación de Irak y apoyamos al pueblo iraquí en su derecho a la libre autodeterminación y soberanía, así como al derecho a que se reparen los daños ocasionados por el embargo y la guerra.

La lucha contra el terrorismo no sólo actúa como pretexto para mantener la guerra y la ocupación en Iraq y Afganistán, sino que se utiliza para amenazar y agredir a los pueblos. Al tiempo, se mantiene el bloqueo criminal contra Cuba y la estrategia de desestabilización en Venezuela. Este año llamamos a respaldar con fuerza la movilización a favor del pueblo palestino, especialmente el 30 de marzo, Día de la Tierra en Palestina, para reivindicar el derecho de los refugiados al retorno y contra la construcción del muro.

Denunciamos al imperialismo que impulsa los conflictos religiosos, étnicos, raciales y tribales en su propio beneficio, acrecentando el odio, la violencia y el sufrimiento de los pueblos. Más del 80% de los 38 conflictos armados en el mundo en 2003 afectaron sobre todo a los pueblos de Asia y África.

Denunciamos el uso coercitivo por parte de los gobiernos, las transnacionales y las instituciones financieras internacionales del endeudamiento insostenible de los países pobres del planeta. Repudiamos la deuda ilegítima del Tercer Mundo y exigimos su cancelación incondicional y la reparación por los daños económicos, sociales y ambientales, como condición preliminar para lograr la plena satisfacción de sus derechos. En especial respaldamos la lucha que desarrollan los movimientos sociales en el continente africano.

Por ello levantamos nuestra voz contra la cumbre del G8 y las reuniones del FMI y el Banco Mundial, principales responsables del expolio de los pueblos.

Rechazamos la imposición de acuerdos regionales o bilaterales, tales como el ALCA, el NAFTA, el CAFTA, el AGOA, el NEPAD, el Euro-Med, el AFTA y el ASEAN.

Somos millones en pie de lucha que venimos unificando nuestras movilizaciones contra un enemigo común: la OMC. Los pueblos indígenas luchan contra las patentes de toda forma de vida y el asalto a la biodiversidad, el agua, la tierra, el ambiente, la educación y la salud; y somos millones quienes nos enfrentamos a las privatizaciones de los servicios públicos. Al enfrentar el enemigo común se nos han unido jóvenes y estudiantes, reivindicando sus derechos a la educación pública y un empleo digno que les permita un futuro sin pobreza y violencia. Llamamos a todos y todas a movilizarse por el agua como derecho básico y fuente de vida que no puede ser privatizada; así como a recuperar el control sobre los bienes comunes y recursos naturales que han sido entregados a intereses privados y transnacionales.

En la batalla victoriosa de Cancún, la muerte del campesino Lee representa el sufrimiento de millones de campesinos y sectores populares excluidos por el libre mercado. Su inmolación es un símbolo de nuestra determinación contra la OMC, para dejar claro que cualquier intento de resucitar la OMC obtendrá nuestra oposición. ¡Fuera la OMC de la agricultura, la alimentación, la salud, el agua, la educación, los recursos naturales y bienes comunes! Con esta determinación llamamos a todos los movimientos sociales del mundo a la movilización en Hong Kong o donde se reúna la próxima ministerial de la OMC, y a unir nuestros esfuerzos en la lucha contra las privatizaciones, en defensa de los bienes comunes, el medio ambiente, la agricultura, el agua, la salud, los servicios y la educación.

Por todo ello reafirmamos nuestra firme voluntad de reforzar la Red de los Movimientos Sociales para reforzar nuestra capacidad de lucha.¡Globalicemos la lucha! ¡Globalicemos la esperanza!

Un día en Madrid
para compartir ideas alternativas

El pasado sábado, 17 de enero, tuvo lugar en Madrid, en la Escuela Popular de Prosperidad, más conocida como "La Prospe", un jornada de reflexión y debate convocada por las revistas Viento Sur, El Viejo Topo y mientras tanto. La asistencia fue notable, sobre todo por la tarde en la que pudimos contar algo más de un centenar de personas concentradas en la sala. En total, a lo largo del día, fueron más de trescientas personas las que asistieron en uno u otro momento al acto, de las cuales, un buen número, además de los miembros de las revistas barcelonesas convocantes, habían llegado de otras partes de la península.

La jornada estaba estructurada en tres partes, dos previstas por la mañana y una por la tarde. El modelo de discusión establecido fue el siguiente: para cada parte había una mesa con tres ponentes encargados de iniciar el debate y un moderador. En la sesión matinal se abordó el tema de Europa. En concreto, la primera parte de la mañana se dedicó al análisis del proyecto de Constitución europea y a las posibles alternativas, y la segunda a las experiencias y propuestas para hacer posible otro modelo de construcción europea. Las personas que iniciaron la discusión en las respectivas mesas fueron, por un lado, Miren Etxezarreta, Agustín Moreno y Gerardo Pisarello en la primera y Rosa María Borrás, Leopoldo Salgui y Ladislao Martínez en la segunda. Todas ellas coincidieron en un punto: la necesidad de oponerse al actual proyecto de constitución europea. Sintéticamente, el razonamiento esgrimido fue que el actual proyecto propugna, en clara continuidad con los acuerdos de Maastricht, un modelo neoliberal en el plano económico y tecnocrático en el plano político, que queda además "blindado" a través del establecimiento de complicados mecanismos de reforma, que torna irrisorios los tímidos avances que integra. Pese al acuerdo de los asistentes en este punto, se puso de manifiesto también la falta de sintonía con las posturas adoptadas por las organizaciones de izquierda institucionales, especialmente en sectores de Izquierda Unida y en gran parte de CC.OO. Desde el público, se informó asimismo de la reunión en Barcelona prevista para los próximos días 7 y 8 de febrero para constituir una Plataforma y una Campaña estatales contra el actual proyecto de Constitución Europea.

La sesión de la tarde tuvo, precisamente, como tema central de discusión la relación entre los partidos políticos y los movimientos sociales. Contó con la presencia de Manuel Monereo, Justa Montero y Daniel Bensaid para iniciar el debate. Sus intervenciones, así como las que las siguieron, coincidieron, aunque con distintos acentos y matices, en la crisis de los tradicionales modelos de organización e intervención políticas y la necesidad de transformar la relación entre los partidos y los movimientos. También ocupó buena parte de las intervenciones el nuevo ciclo abierto por la emergencia de los llamados "movimientos antiglobalización".

En suma, se trató de una jornada interesante que creó un clima propicio para el intercambio de ideas y permitió dar un paso más en la necesaria consolidación de redes alternativas para hacer frente a la crisis de múltiples dimensiones que nos atenaza. Hay que agradecer, pues, a los amigos de Viento Sur sus esfuerzos organizativos y el éxito de la jornada, que esperamos tenga continuidad el próximo año. Los miembros, suscriptores, lectores y simpatizantes de mientras tanto hemos de contribuir a ello. [Xavier Pedrol]

Los entresijos
del golpe de estado en Georgia

Presentada como movimiento espontáneo y no violento, la sublevación que obligó a Edvard Shevardnadze a renunciar a la presidencia de Georgia es, en realidad, fruto de una paciente manipulación. Georgia, pieza clave que se disputan la Federación Rusa y Estados Unidos por su interés estratégico y petrolífero, se ha convertido en el escenario del enfrentamiento entre ambas potencias. Gracias a la cólera popular hábilmente desatada por el Democratic Institute de Madeleine Albright y estructurada por organizaciones juveniles financiadas por George Soros, la CIA ha logrado colocar a sus hombres en el poder en Tbilisi.

Georgia, presidida desde 1991 por el ex ministro de Asuntos Exteriores de la URSS Edvard Shevardnadze, acaba de experimentar una revolución pacífica: aquél al que llamaban "el zorro blanco" ha sido expulsado por su pueblo que, harto de la corrupción por doquier y de la fragilidad económica persistente, cuestionó el proceso electoral de noviembre de 2003. Este movimiento espontáneo, en un bonito símil con la Revolución de los Claveles portuguesa en que el pueblo logró desbancar sin violencia al régimen post-salazarista de Marcelo Caetano, ha recibido el mote de "Revolución de las Rosas", del que es fácil imaginar que vaya a dar paso a un nuevo régimen democrático y esperanzador.

Creer eso sería dejarse engañar con demasiada facilidad por la impresionante propaganda que se ha necesitado para ejecutar este golpe de estado fomentado desde el exterior y largo tiempo planificado. Al fin y al cabo, Georgia no carece de importancia internacional; de hecho, tiene un papel crucial en el damero de la región. Su territorio se extiende al sur del Caspio hasta las fronteras turca, rusa, armenia y azerbaijana, y debido a esa posición central, desde el estallido de la URSS en 1991, a menudo se ha encontrado en el eje de una zona sumamente turbulenta, en particular de la imponente guerra de oleoductos que vienen librando Estados Unidos y la Federación Rusa en la región.

Las hostilidades arrancaron el 17 de abril de 1999 con la inauguración del oleoducto que conecta Bakú (Azerbaiyán) con el puerto georgiano de Soupsa, en el mar Negro. El proyecto, financiado por Washington, ponía fin a la hegemonía rusa en la exportación de hidrocarburos del Caspio. Ese mismo año, Georgia se alineó con Ucrania y Azerbaiyán alejándose de Rusia. Rescindió el tratado de defensa colectiva de fronteras de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) así como el tratado de seguridad colectiva de Tashkent. En lugar de ese sistema de alianzas diplomáticas cuyo vértice era Rusia, Georgia optaba por la OTAN y su cúpula estadounidense. A raíz de ello, en noviembre de 1999 el presidente Eltsin se vio obligado, en la cumbre de Estambul de la OSCE, a firmar un acuerdo para desmantelar dos de las cuatro bases rusas en territorio georgiano, proceso iniciado efectivamente el año 2000 a pesar de las reticencias del estado mayor ruso.

Edvard Shevardnadze, un aliado poco agradecido
En este nuevo "Gran Juego", que incluso empieza a tener visos de una nueva guerra fría, Georgia desempeña un papel clave, ya que garantiza una cierta estabilidad en la explotación de los recursos petrolíferos y el abastecimiento a Turquía. Por ello, el régimen de Shevardnadze fue el niño mimado de Washington, que le destinó la parte más importante de su ayuda económica. A cambio, Georgia se alineó con la política exterior de la Casa Blanca sin rechistar. En 1999, cuando el presidente ruso Boris Eltsin pidió acceso al territorio georgiano para montar una invasión de Chechenia, el Jefe del Estado georgiano cumplió a rajatabla lo ordenado por Strobe Talbott, asesor especial para Rusia de Clinton, y rechazó la petición rusa. Igualmente, transcurrido un mes del 11 de septiembre de 2001, Shevardnadze proponía acoger en la región a las tropas estadounidenses a cambio de fenomenales ayudas financieras de Washington. Más tarde, Georgia fue un punto de avituallamiento de los vuelos de la US Air Force durante la guerra de Afganistán, y autorizó a unos centenares de militares estadounidenses a liderar comandos georgianos con la supuesta misión de dar caza a unos hipotéticos miembros de Al-Qaida en la vecina Chechenia. A finales del 2001, Shevardnadze llegó al extremo de purgar la cúpula de sus agencias de información y poner al ex embajador en Washington, pro-Estados Unidos, Tedo Dzhaparidze, al frente de la seguridad nacional.

Con los años, sin embargo, la influencia del presidente georgiano iba menguando. La corrupción y los malos resultados económicos lo colocaron en una posición cada vez más frágil, y su alineación exclusiva con Washington empezó a quebrarse. Se fue aliando progresivamente con Aslan Abshidze, gobernador pro-ruso de la región autónoma de Adjaria, situada en la frontera turca y de gran importancia estratégica debido a su puerto, por el que transita el petróleo de Azerbaiyán y el comercio con Turquía. Este acercamiento obligó a Shevardnadze a mejorar su relación con Moscú y modificar su colaboración estratégica con Estados Unidos. Según AFP, en el 2003 "una serie de empresas estadounidenses fueron eliminadas del mercado georgiano a través de una política fiscal arbitraria". En ese contexto, Washington fue retirando progresivamente su apoyo incondicional a este aliado desagradecido; el constante aplazamiento del inicio de las obras del oleoducto abonaba esta opción.

Diversos responsables de la administración estadounidense viajan a Georgia a lo largo del 2003 para reunirse con Shevardnadze. Según The Guardian, las visitas oficiales pretenden dar a entender al presidente georgiano que sus días al frente del país ya están contados. El embajador de Estados Unidos. en Georgia, Richard Miles, declara incluso al Washington Post que Estados Unidos quisiera "ver un gobierno más fuerte": una crítica pública insólita tratándose de un aliado tan antiguo. El mismo Miles trabaja durante meses preparando al joven Mikhail Saakashvili para tomar el relevo.

Estados Unidos organiza la revolución espontánea
Saakashvili, que tiene actualmente 35 años, se graduó en Derecho por la Universidad de Columbia, en Nueva York. Tras unos años trabajando en una empresa neoyorquina, regresó a Georgia como protegido de Shevardnadze y pasó rápidamente a la cúpula del antiguo partido del presidente, la Unión de Ciudadanos. Posteriormente, en el 2000, fue nombrado ministro de Justicia. Tras aprovechar el cargo para denunciar la corrupción de la clase política, incluso en reuniones del Consejo de Ministros, se vio obligado a dimitir en el 2002 y fundó su propio partido, convirtiéndose en uno de los líderes de la oposición.

En realidad, pasa a ser el hombre de Washington, el encargado de llevar a cabo el derrocamiento de Shevardnadze. La operación, calcada a la que derribó a Slobodan Milosevic en Serbia, requiere la manipulación de diversas fuerzas.

El punto de partida es impugnar el resultado de las legislativas del 2 de noviembre de 2003, en las que salen vencedoras las formaciones del presidente Shevardnadze y de Aslan Abchidze, justo por delante de las formaciones de oposición lideradas respectivamente por Mikhail Saakashvili y Nino Burjanadze, presidente del Parlamento en funciones. La denuncia "espontánea" se basa en dos elementos: por una parte, las listas electorales, supuestamente falsificadas; por otra parte, los sondeos a pie de urna, que teóricamente dan resultados distintos de las cifras oficiales. Hay un problema con estas acusaciones: ambas provienen en realidad de la misma institución, el American National Democratic Institute. Supuestamente una organización no gubernamental, se trata en realidad de una emanación de la National Endowment for Democracy, y está dirigida por la ex Secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright. Esta fundación era la encargada de informatizar las listas electorales, cuyos numerosos errores alimentaron posteriormente el resentimiento popular y las sospechas de trucaje; paralelamente, es la responsable de los sondeos a pie de urna en que los resultados de los partidos de oposición aparecen muy sobrevalorados.

Poco importa que sea cierto o no el tongo electoral: lo interesante es que los movimientos de oposición puedan blandir este argumento y movilizar la opinión pública, para derrocar por fin el régimen y lograr la dimisión del presidente el 23 de noviembre de 2003. Cabe señalar, como ya explicó Shevardnadze a los medios de comunicación rusos poco después de abandonar su país, que entre la muchedumbre se entremezclaban otros movimientos que poco tenían de espontáneos. El presidente depuesto señaló al millonario George Soros, al ya citado Democratic Institute y al antiguo Secretario de Estado estadounidense James Baker como los principales responsables. Según afirmó, "George Soros fue el creador de los grupos de jóvenes Kmara ["¡Basta!"] contrarios al poder. Les captaban de muy jóvenes, a los 15 años, y en dos meses les tenían formados. [...] El American National Democratic Institute se comportó del mismo modo."

Primera llamada de la presidenta provisional: "Lo del oleoducto va bien"
La caída del régimen de Shevardnadze anuncia una nueva era para Georgia y, sin duda, un cambio de orientación. La presidenta en funciones, que según estipula la Constitución era la presidenta del Parlamento, Nino Burjanadze, anunció el propio 23 de noviembre de 2003 que deseaba seguir la "orientación política correcta" por la que había optado el ex presidente Shevardnadze, y citó los "valores occidentales", el "partenariado estratégico" con Estados Unidos. y la mejora de las relaciones con Rusia. En una entrevista concedida a la CNN, precisó que el objetivo de Georgia es "ser un miembro de la familia europea, miembro de la alianza euroatlántica. Queremos conservar nuestro partenariado estratégico con Estados Unidos, que ha hecho mucho por nuestro país." Mejor aún, según The Guardian "la primera llamada efectuada por la presidenta interina [...] tras entrar en funciones [...] fue a la empresa BP [la petrolera angloholandesa]. Llamó 'para asegurarles que lo del oleoducto iba bien' según indicó un importante cargo oficial georgiano." Primera medida que desvela sin tapujos lo que se jugaba en este golpe de estado, concluido el domingo 4 de enero de 2004 con la elección de Mikhail Saakashvili, el "ahijado" de Washington, a la presidencia de la República.

[Fuente: Réseau Voltaire, web. Traducción del francés: Mary Fons. Selección del artículo: Agustí Roig.]


 La biblioteca

W. G. Sebald
Sobre la historia natural
de la destrucción

Trad. de Miguel Sáez
Anagrama, Barcelona, 2003.

Sebald no ofrece aquí literatura, sino ensayo. Su objeto es el siguiente: durante la segunda guerra mundial Alemania sufrió bombardeos de saturación sobre 131 ciudades que mataron a más de seiscientos mil civiles y dejaron sin techo a siete millones y medio de personas. Pero sobre estos horrores sin cuento cayó un manto de silencio: ni los afectados hablaron a sus hijos de aquella dolorosa experiencia ni hay huellas significativas de esa catástrofe nacional en la literatura o las artes alemanas. Con un punto de vista que busca fundamentalmente la veracidad, Sebald analiza esta tragedia y explora los intersticios de la consciencia colectiva y su capacidad de autoamnesia. [J.-R.Capella]

 

Geoff Eley
Un mundo que ganar.
Historia de la izquierda
en Europa, 1850-2000
Trad. Jordi Beltrán
Crítica, Barcelona, 2003,
683 págs.

Se trata de un libro extenso, documentado e interesante. Estudia el socialismo en sus diversas formas entre el decenio de 1860 y el presente. Lo hace desde una mirada amplia centrada en las luchas históricas, y también futuras, por la democracia. Se hace un seguimiento de los procesos históricos y de las respuestas que la izquierdas parlamentarias y extraparlamentarias han ofrecido a lo largo del periodo señalado. Apunta y explica Eley las limitaciones de las miradas de las izquierdas, en especial las referentes a las cuestiones de género y de raza. El libro transcurre en una misma dirección: ver lo pasado y plantear elementos de reflexión para el futuro inmediato. Lejos de ser un epitafio, este libro pone a disposición del lector datos, explicaciones y argumentaciones que ayudan a reconocer históricamente palabras como "democracia", "socialismo", "libertad" y "solidaridad", y pueden contribuir a plantear nuevas políticas de izquierda. [Antonio Madrid]

de Babel

John Michael Coetzee
Desgracia
Traducción de Miguel Martínez-Lage, Mondadori, Barcelona, 2001,
264 págs.

Interesante novela cuya lectura resulta absorbente. Está extraordinariamente bien escrita, sin el menor atisbo de retórica o complacencia verbal. Desde la perspectiva de un personaje de vida tranquila (un profesor universitario de prestigio consolidado), que "cae en desgracia" socialmente, asistimos a un difícil proceso de comprensión de las claves de su propia vida personal. La narración sigue estrictamente la interiorizada reacción del protagonista ante su situación nueva "en la desgracia". En el contexto del cambio de sociedad en Suráfrica, aparecen los problemas del abismo que separa los seres humanos (no se trata del consabido tema de la incomunicación, sino de algo más profundo). De entre esos abismos imposibles de franquear destaca la gran escisión entre los destinos preconfigurados de hombre y mujer, con el enfoque divergente de sensibilidad y de necesidades afectivas. Asimismo aparece el conflicto entre blancos y negros. Tanto en el primer caso como en el segundo, rige la violencia no sólo latente sino también manifiesta. Las líneas de dominación en relaciones asimétricas silenciadas se imponen brutalmente destruyendo las personas y sus intentos de vivir al margen. "Caer en desgracia" representa para el protagonista entrar en la vida real que subyace a su inicial mundo de indiferencia e hipocresía: el odio y la violencia históricamente acumulados y transmitidos.

Y sin embargo, el autor consigue dar a entender todo eso a través de la mirada sorprendida y casi ingenua de un protagonista encerrado en sí mismo, casi ajeno a su propia frialdad de sentimientos y sequedad de espíritu. Aparece con nitidez el tema de la relación humana con la tierra y con los animales, quizá como una de las claves profundas de la escasa lucidez colectiva acerca de los propios destinos humanos. [María Rosa Borrás]

 Foro de Webs

Sobre el Foro Social
Mundial 2004
webebelion
Pueden encontrarse en la red varios dossiers de análisis y documentos sobre el reciente FSM celebrado en Bombay. En la página de Rebelión sugerida, además del dossier, hay enlaces directos a los de Alai, Sodepaz, IPS y a la página oficial del FSM. También hay material de interés en la página especial de Attac.

Elecciones generales
weblosgenoveses
Web no oficial del PP s.a. Con secciones sobre el líder cósmico en funciones, sobre el Monosabio Mariano Rajoy, los asuntillos más PP, los genoveses más populares, la noticia del día, los desafectos traidores y antipatriotas, ocurrencias varias de los líderes peperos y otras secciones. Una web muy completa para recomendar a los amigos.

Consulta Social Europea
webconsultaeuropea
Iniciativa promovida por diversos colectivos ciudadanos (asociaciones, movimientos sociales, redes, ongs ) que pretende fomentar la democracia participativa, crear red y apoyar luchas sociales existentes en Europa. Se propone realizar una acción conjunta europea coincidiendo con las elecciones europeas de junio de 2004. Hay grupos promotores en varios países. Desde la página se puede acceder a documentos explicativos y a las webs o direcciones de contacto de los grupos de Madrid, Catalunya, Castilla-La Mancha, Vigo, Zaragoza... Participan en la campaña estatal contra la Constitución Europea.

ACTUALIDAD
Sentencia contra Telefónica
websindicatocobas
La web del Sindicato de Comisiones de Base recoge la sentencia firme que condena a la multinacional Telefónica a dejar sin efecto alguno la sanción muy grave al Presidente del Comité de Empresa de Telefónica-Barcelona por usar el correo electrónico para promover acciones de solidaridad con los trabajadores de Sintel. Además en la web hay información sobre este sindicato y enlaces a otras páginas de movimientos sociales.

Web Verde
webbiodiversidadla
Página muy completa sobre Biodiversidad en América Latina. Con secciones de documentos, noticias, recursos educativos y enlaces a organizaciones, revistas, boletines y campañas sobre agricultura, alimentación, deuda ecológica, comercio, transgénicos...


Revista mientras tanto

Número 88 Juan Ramón Capella, "La constitución tácita"; Jesús Casquete, "Movimientos sociales y democracia"; Miguel Angel García Calavia, "El trabajo se desmorona, se atomiza: los trabajadores se desorientan"; Miracy B. Sousa Gustin, "Repensando la inserción de las Universidades en las sociedades actuales"; Eduardo Laguens, "Globalización neoliberal y ecologismo de los pobres: entre la violencia estructural y la resistencia popular", entre otros textos.

Número 89 Eduard Ibáñez, "La expansión de las cárceles"; Bob Sutcliffe sobre el neoimperialismo; J. K. Galbraith, "¿En qué consiste realmente el modelo americano?"; y varios artículos sobre Manuel Sacristán Luzón, entre otros textos.

Contactar: Web IcariaEditorial. Dirección Postal: Apartado de correos 30059 de Barcelona.

mientrastanto.e
Edita
redacción de mientras tanto, Fundación G. Adinolfi - M. Sacristán.
Producció Agustí Roig i Neus Porta
Suscribirse y desuscribirse: web ...pangea-mt.e, o bien @suscripciones.
La suscripción a mientrastanto.e es gratuita.