mientrastanto.e
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

El embrollo del Estatut
Cuando escribo estas líneas aún no está claro cual va a ser el futuro de l'Estatut catalán ni siquiera en Catalunya.

La exageración alemana
Las elecciones celebradas en Alemania el 18 de septiembre no dieron la mayoría a ninguna de las coaliciones de gobierno "naturales" en ese país.

De luna a luna

Comunicado
del Espacio Alternativo

Desde hace tiempo la represión contra inmigrantes

Declaración
del Espacio Alternativo

El rechazo mayoritario
al proyecto de Tratado Constitucional Europeo
en Francia y Holanda

¡A las armas, ciudadanos!
¡Con Torrente viene
la derecha!

Páginas amigas
· Rebelión
· La Insignia

Revista mientras tanto
Contenido del número 95

Número 29 · Octubre de 2005
Crèdits
· Correu-e
·
Suscripcions
i desuscripcions

mt.e mientras tanto mt.e bitartean mt.e mientras tanto mt.e mentrestant

 

El embrollo del Estatut

Cuando escribo estas líneas aún no está claro cual va a ser el futuro de l'Estatut catalán ni siquiera en Catalunya. Y aún resulta más aventurado prever su tránsito en el parlamento de Madrid, en el hipotético supuesto de que se acabara aprobando en Barcelona. Sea cual sea su futuro, lo que resulta claro es que se trata de una cuestión mal planteada, especialmente para las fuerzas de izquierda, que puede traer amargos resultados. En el mejor de los casos reforzar el distanciamiento entre la política profesional y la ciudadanía; en el peor, abrir una crisis que tendría como beneficiaria a la derecha cavernícola que está realizando una acción de acoso y derribo en espera que las propias contradicciones del bloque de izquierdas conduzcan a un fracaso.

Que hayamos llegado a esta situación es expresivo del nivel que ocupan algunos aspectos ideológicos en las mentes de muchos políticos y de su incapacidad para producir escenarios alternativos. En primer lugar entre los cuadros políticos catalanes, formados en su inmensa mayoría sobre una cultura nacionalista que les lleva a enfatizar la importancia del autogobierno en el centro de sus proyectos políticos (aunque resulta patente que todas las castas políticas locales han sacado buenos réditos del estado de las autonomías -desde Extremadura hasta Balears-). En el caso de las formaciones declaradamente nacionalistas, éste es el eje vertebrador de su política y, en buena parte, sustenta su capacidad de hegemonía entre sectores de las clases medias y la mayoría de las áreas semirrurales. Convergencia i Unió, que siempre practicó una política de pactos con el partido gobernante en Madrid para garantizar un tranquilo ejercicio del poder en Catalunya y llevar adelante su derechista política social a escala local, no se había preocupado mucho de cambiar las reglas del juego establecidas hace veinticinco años, hasta que la mayoría absoluta del Partido Popular hizo patente que su papel a escala nacional se había reducido y que se iba a enfrentar a una ofensiva españolista desde Madrid. En ese momento lanzó la idea de reformar l'Estatut como una forma de recomponer su liderazgo local. Y enseguida pudo contar con el apoyo del resto de partidos (excepto el PP), temerosos de aparecer ante el electorado como una fuerza antinacionalista.

Cuando hace dos años se produjo la alternancia de Gobierno, las fuerzas del Tripartit se vieron impelidas a relanzar el proyecto. De hecho para Esquerra Republicana de Catalunya se trataba de una cuestión vital, especialmente para avalar ante su electorado más derechista su pacto de Gobierno con la izquierda no nacionalista. Pero también para Maragall, ligado por mil y un lazos con los núcleos familiares que llevan cien años en el núcleo de la política local. Aprobar un nuevo Estatut era también una forma de enterrar la figura de Jordi Pujol.

En esta aspiración no sólo juegan los grandes mitos nacionalistas, sino también otras cuestiones más prosaicas. Como la de la financiación, posiblemente mal planteada (las ansias de capturar competencias se impusieron en el regateo de traspasos financieros, lo que se ha traducido en una sistemática precariedad financiera), o la de la adecuación del Estatut a las nuevas realidades sociales y a un nuevo impulso democratizador (ésta ha sido la justificación básica de Iniciativa Verds-EuiA para aprobar el proyecto). Pero estas cuestiones, que en muchos casos requieren debates específicos, quedan sepultadas por la prevalencia de las cuestiones identitarias tanto en Catalunya (donde a menudo el Estatut se plantea como un pulso a Madrid) como en el resto de España (donde uno tiene la sensación que se sigue pensando en que cualquier desmarque diferenciador pone en peligro toda la convivencia). Y es precisamente esta prevalencia de los aspectos simbólicos la que ha generado un clima que impide plantear con serenidad la articulación de las cuestiones nacionales.

A esta dificultad de fondo se suman elementos derivados del mero cálculo político y de la lucha por el poder, tanto en Catalunya como en el resto del Estado. El elemento decisivo para que se apruebe el proyecto en el Parlamento local depende de Convergencia i Unió. Esta fuerza se juega su futuro político en este envite. Si finalmente se opone corre el riesgo de aparecer como la responsable de bloquear un logro "nacional" en una coyuntura favorable, pero si lo aprueba teme que con ello refuerce a sus adversarios. Esquerra podría aparecer como la fuerza nacionalista que ha conseguido un avance sustancial en las demandas de autogobierno y Maragall (y por extensión los socialistas) como la fuerza estatal que lo ha hecho viable, y que no podría ser tildada de brazo local del españolismo. La posibilidad de que el Tripartit se disolviera en caso de fracaso del proyecto constituye un atractivo adicional para los sectores de CiU que aún no han podido superar el trauma de ser desalojados de la Generalitat. Para el Tripartit el fracaso final del proyecto puede resultar traumático, puesto que ha sido uno de sus núcleos programáticos, y es posible que estén dispuestos a realizar concesiones hasta el último momento. Psicólogos y especialistas en teoría de juegos tienen ahí mucho material para el análisis.

Tampoco son muy distintas las cosas en el escenario español. Para el PP las cosas son sencillas. Manteniendo una cerrada defensa de un modelo unitario del Estado esperan erosionar al PSOE y recuperar el poder. El fracaso del pacto en Catalunya puede ser presentado como una muestra de la incoherencia de las alternativas de izquierda y la aprobación como un peligro de desmembramiento del país. Pero también dentro del PSOE el tema de Estatut genera crispación, tanto por la coexistencia de distintas corrientes, que incluyen un amplia y poderosa corriente españolista, como porque se trata de una forma de minar la hegemonía de Zapatero y su grupo. Para el ala mas derechista del PSOE Maragall y los suyos fueron esenciales para derrotar a Bono y un fracaso del Estatut (en Barcelona o Madrid) podría revertir el equilibrio interno. Demasiada tensión emocional y juegos de intereses para que pudiera darse un debate tranquilo.

Quedan posiblemente muchos episodios hasta el final de la obra y poco espacio para el optimismo. La dinámica del proyecto catalán, su radicalización (en parte alimentada por el nerviosismo de algunos barones socialistas que lo han atizado con declaraciones y actuaciones extemporáneas, en parte por la por la actuación de los políticos locales), ha ayudado a impedir que por una vez en este país se produjera un debate sereno sobre los problemas de un estado plurinacional y la oportunidad de apostar por una organización política y un entramado cultural de corte federalista. Y el eventual fracaso del proyecto planea como una amenaza sobre la continuidad de gobiernos de izquierda en Barcelona y Madrid. Pero es que los dirigentes políticos de izquierdas han sido prisioneros de sus propios discursos anteriores y no han sabido escapar de dinámicas que estaban minadas de trampas. Para colmo, en Catalunya el proceso ha servido para dejar aparcadas cuestiones como la de las comisiones ilegales o los modelos de gestión de los servicios públicos, centrales para un verdadero cambio de régimen. Algo que explica por qué en todo este embrollo la ciudadanía es una mera espectadora y en muchos casos refuerza sus convicciones conservadoras de que la política es algo ajeno a la vida cotidiana. [Albert Recio 20-IX-2005]

Post scriptum Tenim Estatut, y la que va a caer

Al final CiU se ha decantado por el pacto y el Parlament de Catalunya ha votado mayoritariamente el nuevo texto (incluso Piqué, cuyo partido se ha opuesto, no ha dudado en aparecer en la foto final al lado de sus oponentes políticos). Es posible que en su decisión final haya pesado la evidencia que ERC no estaba dispuesta a romper el Gobierno local y ha preferido no correr el riesgo de aparecer como el malo de la película. Aunque habrá que analizar con más detalle las contrapartidas que ha obtenido no sólo en el texto aprobado sino también en otros temas de la política local (trato a la escuela privada, sistema electoral catalán, etc.). También habrá pesado lo suyo el predominio de una cultura social y política donde el pacto, y la componenda, son mucho más apreciados que la ruptura sin medida. Pero el fin de este ciclo abre otro más inquietante. El Partido Popular anuncia guerra sin cuartel y desde las filas socialistas retruenan algunas voces. La única posibilidad de superar con éxito la situación pasa posiblemente por la capacidad de negociación que desarrollen los defensores del proyecto, limitando las tensiones provocadas por gestos y declaraciones altisonantes, revisando y pactando sobre algunos aspectos, y transformando lo que hoy se percibe como una exigencia unilateral en parte de un proyecto realmente federal. Si fracasan, el resultado puede ser catastrófico para todos. [A.R.A., 30-IX-2005]


La exageración alemana

Las elecciones celebradas en Alemania el 18 de septiembre no dieron la mayoría a ninguna de las coaliciones de gobierno "naturales" en ese país. De 613 escaños, los socialdemócratas obtuvieron 222 y los verdes 51. Por el otro lado del espectro, resultaron elegidos 225 diputados cristianodemócratas y 61 liberales. De acuerdo con esos resultados (provisionales a la espera de lo que ocurra en Dresde) tanto la coalición verdi-roja, como la negro-amarilla quedan lejos de los escaños necesarios para tener la mayoría absoluta en el Bundestag. En buena parte, esa situación fue producto del éxito del Partido de la Izquierda que obtuvo el 8,7% de los votos y 54 escaños.

Los resultados fueron una sorpresa sólo relativamente, dada la caída en las encuestas de Ángela Merkel los días anteriores a la votación. Lo que sí ha resultado sorprendente, al menos para un observador extranjero, es la sensación de grave crisis política que parece haberse producido en Alemania. Pues en cualquier otro país, incluido España, esa composición parlamentaria hubiera dado lugar a un gobierno en minoría de uno de los dos grandes partidos (quizá en coalición con su socio "natural") que habría llevado a cabo acuerdos puntuales con el resto de las fuerzas políticas para sacar adelante las leyes y decisiones que fuesen necesarias.

Sin embargo, en Alemania esa situación parece vivirse como una tragedia que puede conducir nada menos que a un gobierno de "Gran Coalición" es decir, sustentado por los dos mayores partidos políticos alemanes: socialdemócratas y cristianodemócratas. Para entender la magnitud de esa posible salida basta ponerse a imaginar qué tipo de circunstancias podrían ser lo suficientemente graves como para hacer que gobernasen juntos en España el PSOE de Zapatero y el PP de Aznar-Rajoy.

Una explicación de esta reacción aparentemente exagerada puede encontrarse, por un lado, en la arquitectura constitucional del sistema político alemán y, por otro, en la memoria histórica de la crisis de la República de Weimar (aspectos que, por lo demás, se encuentran íntimamente relacionados).

De acuerdo con la actual Constitución alemana, el candidato a canciller necesita contar con el respaldo de la mayoría absoluta de los miembros del Bundestag para ser designado como tal. En el supuesto de que la Cámara sólo consiguiera respaldar a un candidato por mayoría simple (más votos a favor que en contra), el Presidente de la República podría optar entre confirmarlo o disolver el Parlamento.

El temor ante la posibilidad de un gobierno minoritario que se desprende del texto constitucional proviene, en buena parte, de la idea de que la crisis de la república de Weimar y el consiguiente ascenso de Hitler al poder fueron producto de la parálisis de un parlamento que era incapaz de ponerse de acuerdo en algo que no fuese decir que no a cualquier propuesta que se le formulase.

En realidad, esa es una versión interesadamente falseada de lo que ocurrió en las postrimerías del período weimariano, pero, en cualquier caso, es la que ha quedado grabada en la memoria histórica de los alemanes y la que ha condicionado las características de la Ley Fundamental de Bonn. Y no es que las circunstancias que vive Alemania en la actualidad no sean graves, que lo son y bastante. Pero dejar al país sin recambio político parece, visto desde fuera, una solución exagerada en exceso para afrontar los problemas con que se tiene que enfrentar la llamada "locomotora europea". [J.-A.E.]



De Luna a luna

El huracán Katrina lo ha dejado claro: en Nueva Orleáns no había un solo hospital público. Del Estado, en Louissiana, sólo queda la policía. El viento ha barrido discriminatoriamente, sobre todo, contra negros, pobres y ancianos. Tampoco hay tren en Nueva Orleáns. Esa es la consecuencia de las campañas electorales basadas en el universal "¡Bajaré los impuestos!". Pero no hay que ir a buscar demasiado lejos el resultado del neoliberalismo. Los incendios en edificios de los suburbios parisinos muestran que la exclusión alcanza ya proporciones notables en la Francia gobernada por la derecha: los incendios han afectado a inmigrantes y a ancianos que vivían en condiciones nauseabundas. En Francia el peligro inminente se llama Sarkozy. Aquí nos libramos de bastantes cosas al librarnos de Aznar y su pandilla.

El PP discrimina. El Partido Popular ha presentado un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que permite contraer matrimonio a personas del mismo sexo. Como señala L. Canfora, lo que caracteriza a la derecha es su capacidad para introducir discriminaciones, y lo que caracteriza a la izquierda real, no verbal, es justamente la integración y la lucha contra la discriminación. El recurso de inconstitucionalidad del Partido Popular no es inocente, pues la ley ahora judicializada es sólo un primer paso en el reconocimiento de los derechos de las personas hoy llamadas homosexuales o gays, que no por esa ley dejarán de estar discriminadas en muchos aspectos de su vida, como no dejan de estarlo las mujeres pese a que su equiparación jurídico-formal a los varones ha cumplido ya algunos años. El PP tiene tras de sí a la jerarquía eclesiástica española, más discriminatoria incluso que el partido político.

Empieza un nuevo curso y los textos escolares son más caros que nunca. Son textos de obsolescencia planificada, para que no circulen de hermano mayor a hermano menor. Con muchísimas fotos e ilustraciones y poco que estudiar de veras. Entre esto y los disparatados planes de estudio, pronto estaremos a la cola en casi todo.

Con el otoño llegan las competiciones deportivas. Son el opio del pueblo, más inutilizadoras de neuronas que las drogas perseguidas. Los eruditos (o "intelectuales") a la blaugrana, merengues o colchoneros son de otra opinión. Si no fuera por la alharaca mediática, bien engrasada por la industria publicitaria a la que las competiciones sirven de soporte, la hinchada tal vez llegaría a percibir que el fútbol, como espectáculo, es casi invariablemente aburrido. Pero en su simplicidad -ganar o que pierda el rival- suscita pasiones: una energía elemental que no puede ser elaborada para algo más sutil, sino que se renueva y se gasta indefinidamente y distrae de los problemas reales, cotidianos. Algunos dirigentes deportivos insensatos tratan últimamente de politizar las competiciones más allá del burdo nacionalismo patriotero y militarista de quienes retransmiten este tipo de "eventos" en los medios audiovisuales. Si la politización tuviera éxito el deporte dejaría de distraer.

El juez Roberts. La designación por Bush de un juez reaccionario para el Tribunal Supremo norteamericano era de esperar. No en vano ese Tribunal desempeñó un papel decisivo en el golpe de estado que le llevó a su primera presidencia, al no autorizar el recuento de los votos del estado de Florida de los que dependía el resultado electoral. Pero los estados mayores militares e industriales ya sabían qué presidente querían y la decisión no suscitó grandes problemas pese a dejar malherido el sistema político norteamericano, uno de los menos representativos del mundo, con una bajísima participación electoral inevitable. Sin embargo Bush no ha tenido bastante con nombrar al juez Roberts: una circunstancia casual le permite llevarle a la presidencia del Tribunal. Los derechos y libertades de los norteamericanos (y los de los demás) van a experimentar nuevos recortes. Es la hora del derecho penal del enemigo. Los efectos de estos nombramientos judiciales se prolongan en el tiempo mucho más que los mandatos presidenciales. La composición del Supremo que conspiró para que Bush jr fuera presidente procedía aún de Reagan y de Bush padre.

Elecciones alemanas. Se ha producido un vuelco electoral que los media han minimizado muy bien. Un partido de izquierda real se ha convertido en la tercera fuerza parlamentaria del país, por delante de los liberales y de los domesticados verdes. Sin embargo el empate entre los grandes partidos, el de la derecha y la llamada socialdemocracia de Schröder, ambos con políticas neoliberales y de recortes sociales, augura una "Gran Coalición" cuyo programa real consistirá en traspasar más fondos públicos a las empresas privadas.

Gasto sanitario público: con tanto lío, como es natural tratándose de un gasto social, con la financiación de la sanidad pública española, a la que ahora contribuirán los fumadores y bebedores (¡y que no falten!), se aplazará ad calendas graecas la inclusión de la odontología digna de este nombre en los servicios sanitarios públicos. Si quieres te financian el cambio de sexo, pero arreglarte la boca no.

Fórmula Uno. El campeonísimo Alonso es buena cosa para la máquina más contaminante del universo. Días antes de la victoria de Alonso se celebraba un "Día sin automóviles" del que nadie se enteró. Evviva el coche! ¿Para cuándo programas "No Circula", que prohiban circular un solo día a la semana, según las matrículas, a los vehículos no industriales? El lobby de los fabricantes, bien parapetado tras los puestos de trabajo de sus empresas, acalla toda crítica pública al uso del automóvil en los medios de manipulación de masas con la amenaza de retirarles la publicidad. Evviva la libertad de expresión! Todo perfectamente lógico. Hágase el negocio y perezca el mundo.

El entusiasmo ante el nuevo Estatut de Catalunya debe de ser enorme, a juzgar por la publicidad pagada con fondos públicos que publica la prensa. Un día de éstos vamos a tener una manifestación de masas enardecidas. [Septiembre]



¡No más muertes de inmigrantes en Ceuta y Melilla!
¡No a la militarizacion de las fronteras de la Unón Europea en el Norte de África!

Comunicado de Espacio Alternativo

Desde hace tiempo la represión contra inmigrantes procedentes de distintos países africanos a su paso por ese nuevo "muro de la vergüenza", construido en torno a las ciudades de Ceuta y Melilla, no ha dejado de intensificarse. En los últimos días, y especialmente en la madrugada del 28 al 29 de septiembre, esa política represiva ha provocado varias muertes y numerosas heridas de personas procedentes de países empobrecidos que simplemente querían acceder al derecho a una vida y un trabajo dignos. Frente a esta tragedia humana el presidente del gobierno español, Zapatero, ha dado un paso más grave aún enviando al ejército (y a un cuerpo como el legionario, símbolo de lo peor del colonialismo español) para que se haga cargo de la situación amenazando así con la repetición de nuevas matanzas; casualmente esa decisión se toma tras la reciente aprobación de la Ley Orgánica de la Defensa. Estos acontecimientos y medidas coinciden también con la celebración de la "Reunión de Alto Nivel" entre el gobierno español y el marroquí en Sevilla, con el probable propósito de llegar a acuerdos de mayor colaboración policial y militar en la lucha contra la "inmigración ilegal" y el "terrorismo". ¿Es ésa la plasmación de la tan ensalzada "Alianza de Civilizaciones" que nos proponen? Habría que recordar, además, que el régimen marroquí sigue sin respetar los derechos democráticos básicos de sus ciudadanos y continúa negándose a reconocer el derecho a la libre autodeterminación del pueblo saharaui.

Desde Espacio Alternativo queremos denunciar esta militarización de las fronteras del Norte de Africa, expresar nuestra plena solidaridad con los y las inmigrantes víctimas de la represión del gobierno español y exigir, como ha solicitado ya Amnistía Internacional, la creación de una Comisión de Investigación independiente que esclarezca los hechos y las responsabilidades políticas por las muertes producidas. Con esta opción drástica por la "solución" militar la "Europa fortaleza" muestra su verdadero rostro neoliberal, imperialista y autoritario: mientras que, por un lado, no pone ningún impedimento al libre movimiento de capitales y al libre comercio de las empresas transnacionales europeas a través de esas fronteras, permitiendo que éstas se beneficien de la sobreexplotación de los pueblos del Sur, por el otro, impide el ejercicio de un derecho fundamental como es el de la libre circulación de las personas.

Espacio Alternativo se dirige a las organizaciones sociales, políticas y defensoras de derechos humanos para que en los próximos días se movilicen y exijan al gobierno español el cese inmediato de la represión en el Norte de Africa y en el Estrecho.

¡NINGUN SER HUMANO ES ILEGAL!
¡FUERA LA GUARDIA CIVIL Y EL EJERCITO DE CEUTA Y MELILLA!

30 de septiembre de 2005
http://www.espacioalternativo.org/



¡Paremos la directiva bolkestein
y las políticas neoliberales de la Unión Europea!

Declaración del Espacio Alternativo

El rechazo mayoritario al proyecto de Tratado Constitucional Europeo en Francia y Holanda y los resultados de las elecciones celebradas recientemente en Alemania han venido a confirmar la profunda crisis de legitimidad y de proyecto que afecta a unas elites políticas y económicas empeñadas en proseguir su rumbo neoliberal, antidemocrático e imperialista.

A pesar de esas crecientes manifestaciones de malestar popular y de los conflictos surgidos entre los distintos gobiernos en torno a la adopción de las Perspectivas Financieras para 2007-2013, el presidente de la Comisión Europea Durao Barroso ha hecho un llamamiento a favor de la rápida aprobación por el Parlamento y el Consejo Europeos de nuevas directivas que, como la "relativa a los servicios en el mercado interior", conocida como directiva Bolkestein, suponen, en nombre de la "competitividad", nuevos ataques a derechos sociales y ambientales fundamentales.

En efecto, durante este mes de octubre se va a abrir la discusión en una Comisión del Parlamento Europeo sobre la citada directiva para ser sometida posteriormente a debate y votación en el plenario de esa institución. Se trata de una directiva que, pudiendo aplicarse a unos servicios que representan el 70% del PIB comunitario, establece el "principio del país de origen", según el cual las empresas de servicios en la UE deberán cumplir únicamente los requisitos del país de origen donde radique su sede social; los otros Estados miembros en los que actúen o suministren sus servicios, no podrían imponer restricciones, normas o controles de ningún tipo. Se abriría así la veda para que cualquier empresa, cambiando su sede de país o creando una oficina fantasma en donde mejor le convenga, pueda evitar las leyes, normas y restricciones que en el plano salarial, de horarios de trabajo, estándares de consumo o protección ambiental existan en el país adonde se "desplace". El "dumping" social y ambiental, que está favoreciendo ya las "deslocalizaciones" de las multinacionales, se extendería así a muchas medianas y pequeñas empresas sin que puedan librarse de esa carrera los servicios llamados "de interés general", o sea, la educación, la atención sanitaria, la cultura.... ¡Es el momento de parar esa directiva y de denunciar el fraude que supone la continuación de unas políticas que no harían más que acercarnos a un "modelo" estadounidense cada vez más impopular!

Diferentes organizaciones sindicales, sociales y políticas han llamado a movilizarse en toda la UE el próximo 15 DE OCTUBRE contra una directiva que se inserta, además, dentro del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (AGCS) que la OMC quiere hacer aprobar antes de finales de este año, con la clara intención de obtener una elevación progresiva de la liberalización de los servicios y sin que ningún sector ­como la sanidad y la educación­ esté excluido a priori. Un sitio web (http://www.stopbolkestein.org/) recoge desde hace tiempo adhesiones a esta campaña en defensa de unos servicios públicos de calidad, de los derechos de los trabajadores, del medio ambiente y de los consumidores en general.

Espacio Alternativo llama a apoyar todas estas iniciativas, así como a la creación y el impulso de plataformas unitarias que contribuyan a ejercer presión sobre el Parlamento Europeo para impedir la aprobación de esta directiva. Será por ese camino como podremos preparar nuevas acciones y encuentros ­como el ya previsto del IV Foro Social Europeo en Atenas, en abril 2006­ que nos permitan avanzar en la lucha por la armonización al alza de nuestros derechos fundamentales, por la defensa de unos servicios públicos de calidad y por una Europa solidaria con los pueblos del Sur.

¡RETIRADA INMEDIATA DE LA DIRECTIVA BOLKESTEIN!
¡NO A LA EUROPA DEL "DUMPING" SOCIAL Y AMBIENTAL!
¡OTRA EUROPA ES POSIBLE!

http://www.espacioalternativo.org

 

¡A las armas, ciudadanos!

¡Con Torrente viene la derecha!

Torrente, el protector (2005) de Santiago Segura puede ser visto como un ejemplo perfecto de funcionamiento de las multinacionales, aunque, por supuesto, a escala provincial. Todo el mundo habla de ella, pero no se ha estrenado todavía. Así, la banda sonora de la película apareció el 10 de septiembre, para ir calentando motores para el estreno. Sin que siente precedente, no voy a hablar de la película: todos vamos a morir, y hay cosas más importantes que perder el tiempo con ese mentecato. Voy a hablar de Tonta, la canción de Matari que va a hacerse famosa gracias a Torrente.

La primera semana de julio salió el disco compacto titulado No me tires de la lengua. La publicidad ­porque, a decir verdad, es dudoso que seres distintos escriban la misma carta­ consistió en una campaña preguntando a los medios quién la canta. Por suerte, parece que no obtuvo ningún resultado. Pero Tonta forma parte de la banda sonora de Torrente, el protector, y aquí la cosa cambia. Una publicidad sirve a la otra. Y uno ve interrumpida la deliciosa comida que está tomando por un señor que canta en MTV un eructo machista y retrógrado, que corta el aliento.

¿Qué dice Tonta, que produzca ardor de estomago? Es una canción que tiene dos estrofas, muy breves, y un estribillo que repetido varias veces es el que da cuerpo a la canción. La letra de Tonta está ya en infinidad de páginas en la red, verbigracia de la publicidad, y a partir de ahí sigue una vida independiente. También se puede bajar como sintonía del teléfono portátil. ¿Adivinan dónde? No lo creo. La página responde al nombre de "Todoespaña", y esta enmarcada por dos acojonantes banderas del estanco. A los más espesos, diremos que la página puede leerse como "Todo(por)españa", lo que da una idea de los fascistas que se esconden en ella.

No es nada casual que sea la derecha quién salga valedora de Tonta, pues la canción es un insulto a todas las mujeres, siendo el machismo un atributo esencial a la virilidad. El estribillo dice así: "Y es que mira que eres tonta, que tonta que eres / y es que mira que eres rara, que rara que eres. / Mira que eres sosa, que mala que eres / y es que mira que eres pava, que pava que eres", y así, ad infinitum. Para los lingüistas, me permito observar el extraño sinónimo sosa (carente de gracia) y mala (carente de bondad). Para el resto de ciudadanos, hago una llamada a su indignación y a su rebeldía.

Torrente, el protector va directo a un público masculino de menos de veinte años. A un público de descerebrados, al que la película no hace más que podar cualquier intento de cerebración. No sé qué utilización hace de la canción, pero es evidente que la letra es absolutamente hiriente para las mujeres y para cualquier hombre sensato. Y aquí sí tienen utilidad las maniobras publicitarias de Matari, que llamaban a utilizar el estribillo, es decir, el insulto. Por lo demás, tanto la película como la canción son escandalosamente machistas. Pero muchas adolescentes irán a verla y seguramente a cantarla.

¿Habrá de esperar a que la letra de Matari entre en el examen de selectividad, o bastará con que un moscardón de quince años salga con aquello de "mira que eres tonta", para que toda nuestra ira racional y tolerante descargue sobre su cabeza, para que ondee en el aire un discurso que solo puede ser igualitario y feminista?

FRAY METRALLA
Oficina Soviética para el Cine

 

PÁGINAS-AMIGAS Rebelión-
http://www.rebelion.org/
La Insignia-
http://www.lainsignia.org/

 

Revista mientras tanto

Contenido del número 95
Notas editoriales.
Artículos J. Sempere, Razones y contexto del 'no' francés al Tratado Constitucional europeo. Una crónica de urgencia; M.R. Borrás, Redefinir el proyecto de la ciudad de Barcelona; M.R. Borrás y A. Madrid, La Reforma del sistema educativo español; A. Recio, Empleo y medio ambiente. Necesidad y dificultad de un proyecto alternativo; R. Campderrich, La influencia de Leo Strauss sobre los neocons. Reflexiones en torno al conocimiento científico: A. Durán, Conocimiento científico y desarrollo tecnológico para un mundo sostenible; J. Torrents y P. Freixas, Experiencias de socialización del conocimiento. Del software libre a las licencias Creative Commons. Juan A. Aguilera Mochón, La ciencia frente a las creencias religiosas. Reseña.

Contactar
Apartado de correos 30059, Barcelona. Suscripciones: Apartado de Correos 857 F.D., Barcelona.
Correo-e icaria@icariaeditorial.com. Tel. (34) 301 17 23/26. Fax (34) 93 317 82 42.
Consulta de números atrasados: http://www.icariaeditorial.com/cmientastanto.html.

mientrastanto.e
Edita la redacción de mientras tanto, Fundación G. Adinolfi - M. Sacristán.
Producció Neus Porta i Agustí Roig
. Suscribirse y desuscribirse: web http://www.grups.pangea.org/mailman/listinfo/mientrastanto.e, o bien suscripciones@mientrastanto.org . La suscripción a mientrastanto.e es gratuita.